Propiedades del te blanco

Camelia Sinensis o Thea Sinensis

El árbol del té es un árbol procedente de Oriente, denominado por los botánicos Camelia Sinensis o Thea Sinensis. Es un árbol de hoja perenne, elíptica, flores blancas y fruto capsular con tres semillas negruzcas. Puede alcanzar hasta los 10 o 15 metros en estado salvaje, aunque se suele tallar a 1,10 metros, del suelo para facilitar su recolección.

Hay cuatro tipos principales de té pero con múltiples variedades que dan lugar a más de 3000 tipos de té en todo el mundo.

TÉ BLANCO. (Es un té sin fermentar). Se obtiene por recolección de las yemas nuevas antes de que abran. Tras la cosecha las hojas son extendidas a la sombra durante unos días (de dos a tres) sobre esteras de bambú, lo que permite desarrollar un marchitado y una fermentación  enzimática pausada. (Se habla de fermentación enzimática cuando ésta ocurre naturalmente: esto es, que la hoja “muere” por la acción de las propias moléculas contenidas en ella.) Luego sigue la fase de secado, muy breve. En resumen: las hojitas ni se someten al calor de fuentes artificiales ni se enrollan. No soportan más que dos operaciones: el marchitado natural y el secado final.

El té  blanco, es el menos manipulado, aquel donde menos interviene el hombre, salvo para vigilar el proceso con mimo y diligencia porque sabe que está tratando una joya gourmet de una delicadeza exquisita.

El té blanco está marcado con el sello de la excepcionalidad. Es exclusivamente chino, producido en las provincias de Fujian y Hunan.Un clásico y magnífico: el Pai Mu Tan.

    PROPIEDADES

Su principal propiedad es la alta capacidad antioxidante debido principalmente a la pronta recolección de las yemas.

Protección contra la arterioesclerosis.

Disminución de el riesgo cardiovascular.

Disminución de la grasa corporal.

Regulación del nivel de insulina en sangre. Óptimo para el tratamiento de la diabetes y Obesidad.    

RAZONES PARA TOMAR TÉ BLANCO

  • Disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  • Reduce el riesgo de padecer cáncer.
  • Disminuye el riesgo de infarto.
  • Baja los niveles de colesterol en la sangre, especialmente la lipoproteína de baja densidad (LDL).
  • La actividad antioxidante del té supera al de algunas frutas y verduras.
  • Previene infecciones.
  • Ayuda a combatir la fatiga.
  • Estimula las defensas y el funcionamiento mental.
  • Fortalece los capilares.
  • Es una bebida natural que no engorda, no contienen azúcar ni calorías.
  • Tiene un sabor agradable.

COMO PREPARAR UN TÉ BLANCO

Calentar agua de 70º a 90º (El agua no debe hervir) poner una cucharada de postre de té por taza de agua.

El tiempo de reposo, depende del consumidor, se recomienda de 3 a 5 minutos. Añadir azúcar al gusto, aunque siempre es mejor consumirlo en su estado natural.

Cuando nosotros (los occidentales) tomamos una infusión, lo hacemos en la confianza de que nos alivie de algún mal, y exigimos que sus efectos sean casi inmediatos; como lo haría cualquier medicamento al uso. Lo indicado es disfrutar de los remedios naturales para prevenir y no para curar.


<